Contrato Ocasional: ¿Qué es y Cómo Hacerlo?

Un contrato ocasional de trabajo suele redactarse cada vez que se establece una relación laboral por un período corto de tiempo, también  cuando se trata de alguna actividad que no sea regular de la empresa. Si quieres conocer todo lo relacionado con este tema, continúa leyendo este artículo pues te traemos toda la información relacionada.

Contrato ocasional

Contrato ocasional

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Son muchos los contratos que se suelen redactar para ejercer diferentes funciones, por ejemplo cuando se va a prestar algún servicio,  se va a realizar alguna tarea en particular o al momento de iniciar una relación laboral.

En este orden de ideas, los contratos constituyen un elemento de suma importancia cuando se establece algún vínculo jurídico entre dos o más personas, ya que en éstos se redactan las cláusulas y condiciones sobre las que se va a basar la relación.

Así, en Ecuador se cuenta con el contrato ocasional de trabajo, que es un documento jurídico en el cual se establece el conjunto de derechos y obligaciones para el empleado y el empleador, pero sólo de manera esporádica. Así, cada vez que se da inicio a una relación laboral, suele ser redactado este acto para labores extraordinarias.

Es decir, que se pautan los deberes y derechos que posee tanto el jefe como el trabajador, resguardando siempre el bienestar de este último en virtud de que es la parte más vulnerable. Todo esto se encuentra contenido en las cláusulas del contrato ocasional, que ambos deben firmar en señal de estar de acuerdo.

Contrato ocasional

Características

Ahora bien, el Código Sustantivo del Trabajo vigente en la república de Ecuador, señala que un contrato ocasional se caracteriza por tener una corta duración, que no pasa del mes y en éste se desarrollan actividades distintas de las labores que la empresa realiza habitualmente.

Aunado a ello, un contrato de trabajo ocasional se establece al momento de desarrollar labores extraordinarias, con el objeto de cubrir los requerimientos del empleador ya que no forman parte de las actividades rutinarias o habituales de la empresa para cumplir sus fines.

En este tipo de documento se establecen todos los derechos y obligaciones que se suelen desarrollar en un contrato de trabajo normal, destacando las dudas existentes con respecto a la prestación de la prima de servicios

Esto se debe a que en el artículo 306 de la CST se señalaba que no había lugar a dicha prima, mientras que mediante sentencia la Corte Constitucional lo declaró sin efecto, por lo que se le garantizó este derecho a todos los trabajadores ocasionales.

Es importante mencionar que este tipo de contrato va dirigido a todos aquellos trabajadores que no lleven a cabo actividades regulares dentro de la empresa, por lo que suele emplearse para esas  labores realizadas en un lapso de tiempo inferior a un mes.

Tal información indica lo que es un contrato ocasional, aquel documento que rige aquellas actividades que no formen parte del proceso normal de la empresa, ni se lleven a cabo con regularidad por lo que la relación laboral no se considera constante ni habitual.

Ejemplo de contrato ocasional

Para hacer referencia a este tema, un ejemplo de contrato ocasional es aquel que se firma con la persona encargada del mantenimiento de unas máquinas cada seis años, mientras que el proceso se realiza por un lapso de tres semanas.

En este caso, se redacta un contrato ocasional, puesto que la actividad no es regular si no cada cierto tiempo. Además, en seis años pueden suceder muchas cosas y entonces no se asegura la prestación del servicio nuevamente.

Por otra parte, al hablar del jardinero de la empresa cuya actividad se lleva a cabo durante seis días mensualmente, se debe mencionar que esta si es una actividad regular dentro de la organización, que no tiene que ver con alguna relación ocasional ni transitoria.

En este orden de ideas, un contrato de trabajo tradicional suele contener todas las cláusulas que van a regir la relación laboral por un tiempo estimado, que por lo general es de seis meses. Por el contrario, uno ocasional rige por cortos períodos y situaciones específicas.

Conclusiones

Tal y como se puede notar, redactar un contrato ocasional es muy sencillo, lo más importante es establecer las directrices que van a regir la relación laboral entre el empleador y el trabajador, estipulando los derechos y obligaciones que posee cada uno de ellos.

Aunado a ello es apropiado conocer que un contrato ocasional no es uno tradicional de trabajo, puesto que este último se redacta cuando la relación laboral es permanente y tradicional; mientras que el primero solo tiene lugar cuando se lleve a cabo alguna labor esporádica o extraordinaria.

En este sentido, un contrato ocasional surte sus efectos tan solo por el tiempo que dure la relación laboral, que no suele ser superior a un mes, por lo que una vez cumplido el trabajo, deja de estar vigente para ambas partes.

Si este artículo te ha parecido interesante, entonces no dejes de compartirlo y te invitamos también a leer los que se encuentran a continuación:

¿Cómo realizar un contrato de confidencialidad?

Solicitar el Permiso de Funcionamiento MSP en Ecuador

Solicitar Subsidio por Maternidad del IESS en Ecuador

(Visited 6.238 times, 1 visits today)

Deja un comentario