Guía para hacer un contrato de servicios profesionales

En Ecuador se realiza un contrato de servicios profesionales cada vez que una empresa acepta a alguien para que ejerza ciertas funciones por un tiempo determinado. Si quieres conocer un poco de qué se trata, aquí te explicamos todos los detalles, no dejes de leerlo.

Contrato de servicios profesionales

Contrato de servicios profesionales

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

En Ecuador, es común que aquellas personas que se dedican a la prestación de servicios profesionales, establezcan una especie de contrato civil con sus empleadores, cada vez que los solicitan para que realicen actividades inherentes a su carrera. Así, en este documento se estipula un conjunto de cláusulas en las cuales se prescriben los derechos y las obligaciones que tienen todos los involucrados.

Para delimitar completamente lo que es un contrato, se debe mencionar que éste es un documento en el que dos personas, denominada partes, establecen las cláusulas que van a regir su relación, por lo que si alguno viola uno de estos parámetros, se va a hacer acreedor de sanciones. Además, en este texto por lo general se pautan los deberes y lo derechos de estos, por lo que tiene efectos jurídicos una vez que es firmado y aceptado por ambos.

Aunado a ello, existen varios tipos según sea el tipo de vínculo que une a la partes, por ejemplo hay contratos de compra y venta, arrendamiento, entre otros. En esta oportunidad, vamos a explicar cuáles son las características más importantes de los contratos de servicios profesionales, que es un documento que rige la relación entre un empleador, que contrata los servicios de un profesional, por tal motivo se establece su nombre de esta manera.

Otras consideraciones

En este orden de ideas, dicho contrato de servicios profesionales de Ecuador es un medio para establecer los parámetros por los que se va a regir la relación laboral, esto es, cuales serán los derechos y deberes de cada una de las partes, por cuánto tiempo es la contratación, qué tipo de trabajo se va a llevar a cabo, cuánto va a ser el beneficio económico a obtener y qué hacer en caso de que alguno no cumpla con lo dispuesto en esas líneas.

Contrato de servicios profesionales

Cabe destacar que para la celebración de todo contrato, las partes deben estar de mutuo acuerdo en los aspectos allí contenidos, ya que al final deben estampar sus firmas y se van a regir por cada una de esas cláusulas. Ahora bien, seguidamente se va a exponer un modelo de este tipo de documento, en el cual se señala su estructura y contenido.

Encabezado del contrato

Por lo general, el modelo de contrato de servicios profesionales es estándar y la primera parte consiste en un encabezado en el cual se especifica la ciudad y la fecha en el cual se está redactando el mismo, así como también los nombres completos de las personas involucradas. En este sentido, se debe especificar también quién es el empleador y quién es el profesional que va a prestar sus servicios, los cuales han acordado por voluntad propia celebrar dicho acto.

Seguidamente, se establecen cada una de las cláusulas relativas a la prestación de los servicios, a las que cada uno debe atenerse mientras la relación laboral se esté llevando a cabo. Dichos parámetros se van a explicar en los párrafos siguientes.

Primera cláusula: Objeto

Luego de haber señalado quiénes son los sujetos que establecen dicho contrato de servicios profesionales, se redacta la primera cláusula en la cual se estipula cuál es el objeto del mismo. En ésta, se explica que el empleador contrata al profesional para que preste sus servicios de forma autónoma e independiente en la compañía, para que desarrolle ciertas aplicaciones y les brinde asesoría en áreas de su conocimiento y experiencia en campos que esté desarrollando la empresa en cuestión.

Asimismo, en esta primera cláusula se señala que el profesional declara su capacidad para la prestación de sus servicios de conformidad con los parámetros establecidos por la empresa, es decir, que va a atender a las normas y condiciones planteados por su empleador; de igual manera, tiene el conocimiento y la experiencia necesarios para tratar la materia en cuestión.

Segunda cláusula: Plazo

Luego de haber especificado el objeto del contrato, corresponde establecer el plazo durante el cual va a regir, que generalmente es de un año contado a partir del momento en que se suscribe el mismo. De igual manera, las obligaciones pautada solamente se podrán extinguir una vez que las actividades laborales, planteadas en la primera cláusula, hayan sido cumplidas a cabalidad de manera total y satisfactoria.

Por otra parte, el profesional está obligado a cumplir con el trabajo que le ha sido contratado según sean las condiciones que la compañía establezca, antes de cobrar sus respectivos honorarios.

Tercera cláusula: Obligaciones

Posteriormente, se redacta cuáles son las obligaciones de cada una de las partes en la cláusula número tres, comenzando por el profesional. En tal sentido, éste se encuentra obligado a desarrollar de forma transparente y honesta, las tareas que le han sido asignadas; también debe mantener la confidencialidad relacionada con la información y los datos que le han sido confiados, ya que pertenecen a la compañía.

Aunado a ello, el profesional va a ser responsable por el uso, manejo y mantenimiento de los equipos y el mobiliario que la empresa le ha entregado para el desarrollo de sus a actividades; así como también se va a ocupar de que sus tareas e investigaciones cumplan con la calidad técnica requerida.

Contrato de servicios profesionales

Por su parte, la compañía tiene el derecho de intervenir, analizar y evaluar el trabajo que ha sido realizado por el profesional, en cuanto a las técnicas y la calidad de su desempeño, para lo que se le va a solicitar la presentación de un informe durante y después de haber cumplido con sus asignaciones.

Cuarta cláusula: Pago

En el apartado número cuatro del contrato, se establece todo lo referente a los honorarios profesionales y forma de pago correspondiente a la prestación de los servicios, que por lo general se realiza cada fin de mes luego de haber presentado el informe respectivo.

Quinta cláusula: Deducciones

En la quinta cláusula de este contrato de servicios profesionales se plantea todo aquello que tiene que ver con las deducciones aplicables al trabajador, en el sentido de que la compañía tiene el derecho de deducir de los honorarios, lo equivalente al impuesto al valor agregado y a la renta, los cuales corresponden según lo que establecen las leyes nacionales.

Sexta cláusula: Derechos de autor

En la cláusula número seis de todo contrato de servicios profesionales en Ecuador se estipula un aspecto muy importante, lo relativo a los derechos de propiedad intelectual de acuerdo con las leyes nacionales. En este sentido, todas aquellas invenciones, descubrimientos, mejoras, trabajos, actividades y resultados que desarrolle el profesional en favor de la compañía, van a quedar a favor de ésta de manera exclusiva. Por este motivo, la empresa va a tener la facultad para registrar y patentar a su nombre dichas creaciones, cuidando siempre de reconocer el nombre de su autor como tal.

Séptima cláusula: Responsabilidades y prohibiciones

Luego corresponde establecer las responsabilidades y las prohibiciones a que están sujetas las partes que firman el contrato, y en este sentido el profesional está obligado a realizar su trabajo diligentemente. Así, si llega a causar algún daño, pérdida o deterioro del mobiliario suministrado por la compañía debe reponerlos o repararlos de manera inmediata, y cubrir por sí mismo los gastos a que haya lugar.

Asimismo, durante el desarrollo de sus funciones el profesional va a tener acceso a información de carácter confidencial, tal como software de computación, fórmulas, secretos industriales, recetas, patentes, publicidad, datos financieros, estratégicos y de variada índole. La misma, puede llegar a él por diferentes vías como puede ser de forma oral o escrita, y tiene totalmente prohibido hacer uso de ésta para fines distintos a los necesarios en la realización de sus labores dentro de la compañía.

Cabe destacar que dicha prohibición aplica tanto mientra el profesional se encuentre laborando en la compañía, como después de culminada sus actividades, por lo que no puede divulgar este tipo de información a ninguna persona natural o jurídica, si no cuenta con la autorización para ello. Del mismo modo, tampoco puede revelar el contenido de los documentos que elabore ni de los trámites que realice para la empresa como parte de su trabajo.

Octava cláusula: Relación civil entre las partes

Finalmente, en la cláusula número ocho del contrato de servicios profesionales se establece lo relativo a la relación civil entre las partes, dada la naturaleza del mismo. Por tal motivo, entre el empleador y el profesional no existe ningún tipo de relación laboral o de dependencia alguna, por lo que no se rigen por las leyes del trabajo ni del Seguro social obligatorio.

En consecuencia, no existe ningún tipo de subordinación jurídica ni de otra índole, ya que el profesional va a prestar sus servicios a la compañía de manera libre, independiente y autónoma, tal y como se explicó al inicio del documento. Todo esto siguiendo las pautas establecidas por la empresa, claro está, y de conformidad con lo establecido en las cláusulas contractuales.

Contrato de servicios profesionales

Como se puede notar, es muy importante redactar un contrato de servicios profesionales, para que todos los involucrados puedan leer y acordar los parámetros que van a regir la relación entre ellos, tanto la compañía empleadora como la persona profesional que va a realizar las labores respectivas.

Si este artículo ha sido de tu interés, no dejes de compartirlo y te recomendamos también leer los siguientes:

Código de Trabajo de Ecuador: Cómo hacer la consulta

Requisitos Para Tramitar una Cédula Profesional

Guía para calcular las Horas Extras en Ecuador

(Visited 450 times, 1 visits today)

Deja un comentario